martes, 22 de mayo de 2018

Isaac Peral, el Tesla español olvidado por una traición

Isaac Peral y el submarino. El submarino e Isaac Peral. Es imposible pensar en el inventor cartagenero sin hacerlo también en su creación. A pesar de ello, la historia que hizo posible la fabricación del vehículo, repleta de adelantos tecnológicos y tejemanejes políticos, ha caído en el olvido. Ahora, un libro publicado por un descendiente del marino pretende arrojar algo de luz sobre esta innovación patria.

La relevancia de Peral es comparable a la de Tesla, solo que la figura de este último ya se revindica mientras que el español permanece olvidado”, asegura a Teknautas el autor de 'El submarino Peral: de la gloria a la traición' (Ágora, 2015), Javier Sanmateo. Este investigador especializado en los entresijos históricos que rodean el origen y la invención del submarino moderno sabe de lo que habla: como bisnieto del cartagenero ha tenido acceso a documentos familiares que, sumados a sus propias pesquisas en bibliotecas y archivos, le han permitido escribir varios libros sobre la materia.
En el libro, Sanmateo no solo defiende la importancia que supuso su antepasado para la historia de la ciencia, sino su papel imprescindible durante la revolución industrial. Además, denuncia las conjuras urdidas contra Peral para hundir el proyecto del submarino, intentos que tuvieron un éxito intermedio: aunque el arma vio finalmente la luz, el inventor no obtuvo el reconocimiento merecido.



Adelantado a su tiempo

Isaac Peral (1851-1895) fue teniente de la Armada a la vez que científico e inventor. En 1885, consciente de la debilidad naval de España, informó al ministro de Marina de la posibilidad de desarrollar un arma submarina como defensa ante posibles ataques.

El 'Peral', botado en 1888, se diferenciaba de los toscos intentos anteriores por su propulsión eléctrica. El submarino contaba con dos motores de 30 CV, “los primeros de tal fuerza construidos en el mundo”, y cinco más auxiliares de menor potencia. El vehículo contaba también con un lanzatorpedos y un sistema para mantener la profundidad de forma automática, ambos con diseño de Peral. Para Sanmateo, sin embargo, la clave se encuentra en la naturaleza eléctrica del invento, adelantado a su tiempo si se compara con el resto de motores. “Se trata de la primera máquina importante accionada por un motor eléctrico”, escribe el autor. A Sanmateo le gusta comparar el submarino de su antepasado con el Benz Patent-Motorwagen, el primer vehículo con motor de combustión interna de la historia. Además, Sanmateo defiende que Isaac Peral es el único inventor del submarino moderno. El 'Ictíneo' botado por Narciso Monturiol en 1859, casi 30 años antes que el 'Peral', "jamás" llegó a navegar por debajo de la cota periscópica. Según asegura, todo quedó en un "absoluto fracaso" con tecnología "obsoleta" en el que los propios inversores terminaron por reclamar su dinero a Monturiol.

Peral y Google

Decir que Peral inventó el submarino no hace mérito a todas las tecnologías que tuvo que diseñar para que esta arma funcionara, desde los motores a la letrina. Pero el ingeniero no se limitó a su vehículo. “Es sin duda uno de los máximos exponentes de la ciencia española del siglo XIX”, afirma Sanmateo, que asegura que existen en España siete registros de patentes con su nombre. El acumulador Peral fue una de estas patentes, una especie de pila que resultaba esencial para el funcionamiento del submarino. Durante los años siguientes, el inventor mejoró su creación, interesado por el aprovechamiento de la energía eléctrica. Así, en la calle Mazarredo, Peral construyó su fábrica de acumuladores, “la primera de España y probablemente del mundo” con estas características. Según Sanmateo, todas las centrales eléctricas del país hicieron pedidos.

El final de la fábrica llegó con la inesperada muerte de Peral a los 43 años. Sanmateo explica cómo la fábrica fue vendida por los albaceas del testamento a la casa Tudor, dejando sin el único medio de vida y por lo tanto en la ruina a la viuda e hijos del inventor. En este sentido, el investigador sospecha que el acumulador del murciano pasó a formar parte de esta empresa extranjera. Curiosamente, el edificio de la calle Mazarredo sigue siendo un lugar consagrado a la investigación tecnológica: la fachada restaurada alberga en su interior el Google Campus, dedicado al emprendimiento. En un muro, una placa colocada a petición de Sanmateo homenajea a Isaac Peral.



De la traición al olvido

Dos años después de la botadura, en 1890, el Gobierno desestimó el proyecto de Peral, pese a que se había adelantado 15 años a las demás potencias de la época. Irónicamente, España no volvió a ver un submarino hasta 1916, una década después de que el resto de armadas tuvieran un arma como esta.
Sanmateo focaliza el rechazo a Peral y a su submarino en la figura del 'maléfico' Basil Zaharoff, empresario de armas de origen griego (quien, por cierto, aparece en la aventura de Tintín 'La oreja rota'). El investigador enumera las estrategias del negociante para impedir el éxito de Peral, desde sabotajes y boicots a sobornos y tráfico de influencias. La mayor parte de 'El submarino Peral' se centra en relatar esta conspiración destinada a beneficiar al propio Zaharoff, proveedor del ejército español cuyos ingresos podían verse afectados por una flota de submarinos. En ella participaron políticos, empresarios y periodistas de la época, cuyo resultado fue la caída en desgracia del militar cartagenero. Peral se dio de baja en la Armada en 1892, condenado al ostracismo por su empeño en sacar adelante un submarino que consideraba necesario para garantizar el futuro del país. En 1898, España era vapuleada en una guerra hispano-estadounidense cuyo desenlace bien pudiera haber sido distinto de haber contado con la presencia de submarinos. Más de un siglo después, la familia del inventor lucha por poner a Isaac Peral en el lugar que le corresponde en la historia como científico, pionero e inventor.


miércoles, 9 de mayo de 2018

9 de mayo, el día de Goku

Aunque es muy difícil de ver en otros países, en Japón no se cortan un pelo a la hora de proponer un día oficial para homenajear a un personaje de ficción como Son Goku (Kakarotto, en su nombre saiyajin original), más conocido simplemente como Goku y creado por el mangaka japonés Akira Toriyama. Sí, el 9 de mayo es el Día de Goku en Japón, pero antes de explicar los motivos, conozcamos un poco más al equivalente de Superman, pero en el manga japonés y uno de los personajes más queridos en la historia de la animación.

El protagonista de la serie japonesa "Dragon Ball" (Bola de Dragón), que fue emitida primero en las cadenas de televisión autonómicas a mediados de los años 90 y a finales de la misma década en Antena 3 Televisión, está basado, al igual que el manga en sí, en una historia de la mitología china. En concreto, ‘Dragon Ball’ está inspirada en la mítica obra ‘Viaje al Oeste’, una pieza literaria que aunque no tiene un autor reconocido, se asocia al erudito Wu Cheng’en. El personaje de Goku está basado en la figura mitológica de Sun Wukong (el Rey Mono): un primate con poderes mágicos (de hecho, una de las transformaciones principales y más conocidas de Goku es la de Ōzaru, un mono gigantesco). Actualmente, este icono de la cultura china se ha convertido en uno de los exponentes del manga y anime más famosos de la historia.



¿Por qué el 9 de mayo?

Debemos recordar que la denominación de este día es muy reciente, de hecho, fue a raíz del estreno de la película ‘La resurrección de Freezer‘ y del anuncio de la nueva serie anime ‘Dragon Ball Super‘ en el año 2015 cuando se decidió oficializarlo, gracias a la iniciativa de Toei Animation, la propietaria de los derechos en el anime.

¿Y por qué el 9 de mayo? La explicación es tan simple como sorprendente. La Asociación Japonesa de Aniversarios declaró oficialmente el 9 de mayo como el Día de Goku en Japón, ya que es el 5/9. El número 5 (por el mes de mayo), se lee “Go”; mientras que el 9 (del día) se lee “Ku”. Por tanto, el 5/9 es el día “GoKu”. Como apunte, debemos recordar que, al contrario que como sucede en los países latinos, en Japón se coloca primero el número del mes y después el número del día (en el caso de España sería el 5 de septiembre).


lunes, 30 de abril de 2018

¿Por qué el Primero de mayo es festivo en casi todo el mundo?

El día 1 de mayo es la festividad del ‘Día Internacional de los Trabajadores’ (también conocido como ‘Día del trabajador’). Una jornada dedicada a la reivindicación laboral y en el que las calles de las principales ciudades de casi todo el planeta se llenan de manifestaciones. Este es su origen:
Hoy en día en la mayoría de países industrializados de la tierra se discute sobre la reducción de jornada a las 35 horas semanales, pero en la segunda mitad del siglo XIX los trabajadores lo que reclamaban era trabajar 48 horas a la semana. Por aquel entonces, eran habituales que las jornadas laborales fueran de hasta 14 horas diarias (incluso para los niños que eran puestos a trabajar desde muy temprana edad).

Los colectivos de trabajadores empezaron a organizarse con el apoyo de los sindicatos, que cada vez iban adquiriendo más fuerza y presencia en los centros de trabajo y comenzaban a intervenir como interlocutores entre trabajadores y patronos.


La gran huelga y múltiples actos de protesta que se celebraron el 1 de mayo de 1886 fue la que dio carácter a la conmemoración tal y como hoy se celebra.

Se luchaba por una mejora de las condiciones laborales y conseguir una jornada de trabajo de 8 horas.
Durante los siguientes días en un gran número de ciudades de los Estados Unidos se realizaron protestas, paralizándose más de cinco mil fábricas y con 340 000 obreros en las calles exigiendo las mejoras laborales, pero las protestas en algunas ciudades acabaron violentamente. Es el caso de la manifestación celebrada en Chicago el 4 de mayo de ese mismo año y en la que murieron seis policías a causa de la explosión de una bomba casera.

Se culpó del lanzamiento de la bomba a ocho activistas anarquistas (casualmente los que habían organizado la manifestación) y el proceso judicial estuvo amañado y repleto de pruebas totalmente falsas contra ellos. Esto dio lugar al nacimiento de la leyenda sobre los ‘Mártires de Chicago’ (George Engel, Samuel Fielden, Adolph Ficher, Louis Lingg, Michael Schwab, August Spies, Albert Parsons y Oscar Neebe), ocho inocentes  juzgados injustamente, siendo condenados cinco de ellos a la pena de muerte.

En memoria a estos trágicos sucesos se decidió celebrar (a partir de 1889) una gran manifestación  que cada 1º de mayo sirviese de homenaje y como una jornada festiva y de reivindicación laboral.

martes, 13 de febrero de 2018

Martes y 13

Cuando el día 13 del mes cae en martes es uno de esos días en el que se unen dos cosas que están separadas por una fina línea…  De una banda se encuentran aquellos que padecen Trezidavomartiofobia, cuyos síntomas es sentir un miedo irracional a este día. En el otro lado de la línea están los supersticiosos, quienes intentan justificar y/o echar las culpas de todo lo malo que pueda ocurrir a la jornada en si.

Los trezidavomartiofóbicos son personas que sufren una patología y por la que tienen que ser tratados por especialistas. Un día como este les produce ansiedad, miedo e inseguridad. Por lo que, todo esto que sienten, nada tiene que ver con las simples supercherías que trae consigo todo ese negocio lucrativo que se ha creado alrededor de la superstición.


Pero, como todo en esta vida, tiene su origen, que da explicación a porqué un día como este es tan temido y es uno de los más odiados por los supersticiosos…

Por un lado nos encontramos con el 13,  un número que ha sido calificado como un ‘maldito’ por diversos motivos: en la ‘Última Cena’ 13 eran los comensales (Jesucristo mas los 12 apóstoles), la Cábala judía enumera a 13 espíritus malignos, en el Apocalipsis, su capítulo 13 corresponde al anticristo y a la bestia y en el Tarot el número 13 es asignado a la muerte.

A lo que respecta con el martes tenemos que este día de la semana fue dedicado al planeta Marte que, para la mitología griega (conocido como Ares), era el Dios de la guerra y por lo cual ese día está regido por el planeta rojo, el de la destrucción, la sangre y la violencia.  Durante la Edad Media era conocido como  “el pequeño maléfico”.

La mezcla de ambos hace que para mucha gente se convierta en un mal día, aplazando viajes, desplazamientos, reuniones, operaciones, firma de contratos, etc…

Aquellos que también temen al número 13 (indistintamente de si cae en martes o no) sufren de triscaidecafobia (Ángel Nieto y su 12+1).

En la cultura anglosajona el día elegido para la mala suerte es el ‘viernes 13’ del que hay una extensa colección de películas y novelas.

jueves, 8 de febrero de 2018

Jueves Lardero, longaniza en el puchero

Hoy es “Jueves Lardero”, un día que también es conocido en muchos lugares como “el día de la Tortilla”

Con este día se inician las fiestas de carnaval, las cuales están a una semana del “Miércoles de Ceniza”, el inicio de la Cuaresma. En otras palabras, que faltan cuarenta días para que dé comienzo la Semana Santa y sobre todo, que durante estos días y por tradición religiosa, no se deben cometer excesos, comer carne, ni festejar nada. Ese es el origen de esta semana de disfraces, fiestas, carnaval y algún que otro exceso. 

Por otra parte, la palabra lardero viene de lardo el nombre original que recibía la grasa o la manteca del cerdo (del latín “lardarius”: tocinero).  Lardear, por su parte, significa "untar o envolver con grasa lo que se va a asar". En Cataluña es conocido este día como “Dijous Gras” (jueves graso), ya que se comen tortillas con butifarra. En otras partes de España, como en Aragón, es costumbre comer longaniza (de ahí el dicho: "jueves lardero, longaniza en el puchero"), mientras que en Soria es costumbre comer chorizo y en Albacete se celebra el "día de la mona" en el que se consume el típico hornazo, que es un bollo con un huevo cocido en el centro que también se come en algunas zonas de Andalucía. 

Pero… ¿qué tiene que ver el Jueves Lardero con el día de la tortilla?:


En las antiguas Saturnales, las festividades paganas que se celebraban en la Antigua Roma en honor al Dios Saturno,  se cocinaban unas “tortillas” a base de harina y grasa o manteca de cerdo (lardo) y era popular ir al campo a comérsela. Hoy en día esa harina y la grasa (también llamada chicharrones) de las tortillas se han sustituido por huevos y de ahí que sea tan tradicional un día como hoy llevarse a la escuela o al trabajo un bocata de tortilla.

Evidentemente hemos de pensar que en cada comarca o comunidad celebran de un modo diferente este día y con una gran diversidad de yantares.

¡Que tengáis un feliz carnaval!